Novedades

El desastre inicial de un proyecto ambicioso

Conociendo al Alytus Dainava

Al mencionar a la selección de Lituania, lo más probable es que, en primer lugar, pensemos en baloncesto. Ocurre lo mismo si hablamos del Zalgiris, el mejor equipo del país. La pequeña república báltica nunca ha destacado por la práctica del balompié, y el aficionado español medio apenas logrará recordar, si acaso, un jugador de fútbol lituano. Edgaras Jankauskas, que acaba de comenzar su carrera de entrenador allí, estuvo varios años en las filas de la Real Sociedad.

Afirman quienes han visitado el país, que Alytus es ‘la ciudad más futbolera de Lituania’. Su equipo, el Dainava, luchó en 2013 por evitar el descenso, cosa que logró por los pelos (quedó penúltimo, pero en la modesta liga lituana sólo desciende un equipo). Sin embargo, la temporada 2014 -se contabilizan por años naturales- comenzó con una nueva esperanza para los habitantes de esta pequeña ciudad que no llega a 70.000 habitantes.

El club, que estuvo cerca de la bancarrota, fue adquirido por un inversor extranjero, Giuseppe Greco, exjugador de Lazio o Ascoli. El empresario italiano trajo consigo al agente de futbolistas Marc Fourmeaux, que se hizo famoso en 2012 tras afirmar que Hazard jugaría en el Manchester City, y, tras la característica malinterpretación de la prensa italiana, se vio obligado a confirmar que él no era el representante del actual jugador del Chelsea.

Además, también llegó Alexei Aleinikov, exjugador de Juventus o Lecce entre otros, y cuya carrera como entrenador se limitaba al fútbol base italiano. El bielorruso se convirtió en el primer técnico extranjero de la historia del Dainava Alytus.

La plantilla actual del Dainava Alytus está formada prácticamente en su totalidad por juveniles

El nuevo tridente se apresuró en afirmar que el objetivo era finalizar la temporada 2014 entre los cinco primeros. Además, aseguró que llegarían jugadores de Argentina, Italia y Francia, mientras se fomentaba el desarrollo de jóvenes de la provincia.

Podemos asegurar que ha cumplido una de las tres promesas. La plantilla actual del Dainava Alytus está formada prácticamente en su totalidad por juveniles, por lo que los jóvenes están acostumbrándose a marchar formadas a jugar contra rivales mucho más hechos técnica y tácticamente. Hasta la fecha, no ha llegado ningún jugador foráneo, y el resultado es desastroso.

Sin haber realizado pretemporada, el Dainava comenzó el año con una abultada derrota por 6-0 en el campo del Atlantas Kaipedia. No fue sólo un mal día. Tras diez jornadas disputadas, el Dainava cierra la clasificación sin haber conseguido ni siquiera un punto. El asunto es todavía más feo si se observan los marcadores. Sólo un gol a favor, conseguido de penalti, y 56 (cincuenta y seis) goles en contra, a razón de 5,6 por partido. El conjunto de Aleinikov comete varios errores de bulto por partido y se hunde físicamente en las segundas partes de los partidos.

La liga es prácticamente amateur, las noticias aparecen con cuentagotas y las traducciones del lituano son tremendamente inexactas. No es sencillo saber qué ocurre allí, ni tampoco si éste hubiera sido el destino del Dainava aunque no hubieran llegado los nuevos inversores. Lo único que parece evidente es que el trío extranjero no ha propiciado, hasta la fecha, ningún bien a la ciudad. Y que no será fácil enderezar el rumbo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.