Novedades

Mauro Guevgeozián, gladiador armenio con sangre blanquiazul

La historia de Guevgeozián

Los delanteros están para cumplir una función, meter goles. Pero Mauro Guevgeozián ha cambiado totalmente el pensamiento clásico. Este jugador no solo se dedica a estar como un buitre en el área, esperando un servicio perfecto para empujar el esférico al arco y así poder gritar esa gloriosa palabra que es el gol; sino que también colabora con sus compañeros durante todo el partido. En un tiempo lo puedes ver arriba incomodando a los defensores rivales y en otro momento está abajo, protegiendo el resultado. ¿Entonces esto no es ser un gladiador?

Ha demostrado tener el empuje suficiente que pocos jugadores en nuestro medio local (Perú) poseen. Quizás esto sea por ser uruguayo. Todos sabemos que los “charrúas” tienen un apetito voraz cuando se encuentran al frente de un balón, jamás dan por perdido un encuentro así el resultado este en su contra y sea escandaloso. Estas actitudes le han dado un plus especial al equipo de Alianza Lima.

Cuando llegó Guevgeozián al equipo, había una incertidumbre de lo efectivo que podía ser y sobre todo llenaba de dudas al hincha porque venía de ser suplente del Libertad de Paraguay sin haber marcado un solo gol. Se le dio el beneficio de la duda y no defraudó. Un gol con la mano que demostraba su juego pícaro, infinidad de goles de cabeza que lo califican como un jugador letal y hasta hace poco un gol de zurda que enamoro a propios y extraños. Todas estas virtudes lo han convertido en un delantero codiciado.

Ayer se consagró con la blanquiazul. No por ser campeón en un torneo que superó con creces las expectativas. Más bien por su perseverancia, el corazón que puso en la cancha nunca dejó de latir. Marcó el gol del empate en el minuto final y definió el penal decisivo. Con lágrimas en los ojos levantó su mirada hacia el cielo, corrió como loco por la cancha y recibió los aplausos de todo el público presente.

Ahora su siguiente objetivo se llama Armenia. Podría ser titular en estos partidos amistosos ante Argelia y Alemania, 15 goles no son poca cosa. Ahora le toca demostrar en su país de adopción que es un gran goleador.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.